martes, 1 de julio de 2008

Noviembre

La felicidad toma su tiempo en aparecer
Después de abandonar un cuerpo,
Eso me sucedió a mí.
Esa felicidad, la encontré con un nombre.
Un nombre, que reapareció un Noviembre caluroso,
Semejante a un Diciembre de verano.
Un mes en el cual los días y noches,
Vivian entristecidos, resignados a morir así.
Sin buscar apareciste, reviviendo un corazón,
Que se había apagado hace incontables días.
Reviví, gracias a tu incondicional presencia.
Que logra enseñarme matices diferentes,
Los cuales me hacen sentir orgullosa,
De verte y sentir que nada es más fuerte,
Que lo que construimos con el correr de los días.

3 comentarios:

Leo dijo...

mi amor, muy hermoso eso que escribiste, me trajo muchos recuerdos de cuando recien empezamos a salir. me paso lo mismo que lo que pusiste ahi (cambiando el hombre por mujer, obviamente :p)

la verdad me dejas sin palabras con eso que pones ahi, te amo demasiado mi vida, gracias por hacerme tan feliz

Monotributo dijo...

los rios y mares nos juzgaran a ambos por no haberlos cruzados para encontrarnos..nuestra defensa seran los vientos testigos inapelables quienes han sido los responsables de fundir nuestras voces por encima de ellos....ahora me quedan solamente 7.999.998 poemas creo que tendre que volver a escribir MUÑECA

Zombie dijo...

MUY LINDAS PALABRAS, ME GUSTÓ EL ESCRITO, ESPERO QUE ANDES MAS QUE BIEN, ADIÓS.